lunes, 23 de abril de 2012

La Verdad

Baruj atah. Amigo o enemigo mío: si estás leyendo estas palabras, es sólo porque estás en la búsqueda de la verdad. Déjame decirte algo: Yo no tengo la verdad, pero Dios es la verdad. Y solamente la verdad te hará libre. Y es precisamente que en aras de ser libre, que debes de esforzarte en buscar la verdad. Porque ni las drogas, ni la fama, ni la promiscuidad sexual, ni la belleza, física ni las riquezas, ni la anarquía te darán la libertad que necesitas. Ni la ciencia ni las enseñanzas de los hombres, ni las religiones ni las tradiciones te conducirán al conocimiento de la verdad. Porque la verdad solamente se encuentra en Dios. Y solamente Dios, es capaz de escribirla en tu corazón. La verdad te traerá paz, y la paz de tu corazón, te permitirá ir alcanzando paso a paso el amor de Dios que te hará resplandecer. Solamente la verdad le permitirá lograr la libertad, y el conocimiento para vivir una vida plena, que le haga comprender el sentido que hay en dar algo a cambio de nada, y ser capaz de hacerlo aun por un perfecto desconocido, e incluso por tu enemigo. Solamente esto es lo que le permitirá conocer el corazón de Dios. Es la verdad, y no la religión el elemento que hará de ti la persona que Dios diseñó y formó en su buena voluntad. Y que tú sabes que anhelas ser. Una persona libre y sin maldad, pero que debe llegar a ser el individuo que D'os diseñó, aprendiendo a ser obediente y humilde a la voluntad de D'os, y no mediante la imposición de la fuerza ni por la seducción de las palabras. El hombre que D'os diseñó es un individuo: sin hipocresía, sin idolatría, sin fanatismo, sin odio racial o prejuicios que son la causa malos entendidos, de peleas, de homicidios, y las guerras. Y de la peor de las maldiciones: la falta de fe, y la blasfemia de negar a Dios. La verdad hace de ti, una persona que no pretende manipular a Dios, solo con quejas, o pesadumbre, y menos con invocaciones mágicas y rituales aberrantes, lo que termina por ser hechicería. Un individuo que tampoco pretende sobornar a D'os, con dinero. Porque D'os no está a nuestro servicio. Dios es como un padre. Pero un padre que se deja manipular de sus hijos, terminará por hacer de ellos gente indeseable. No todos los caminos son buenos para llegar a la verdad, es decir: a Dios. Por ejemplo, quienes han tenido oportunidad de consumir alucinógenos como el ácido lisérgico; afirman haber tenido experiencias extáticas cercanas a Dios. Esto es aberrante. Porque si fuera cierto, entonces todos estaríamos necesitando consumir drogar para llegar al éxtasis. En realidad, las experiencias extáticas amplifican la capacidad de percepción de los sentidos, pero los distorsionan. Los ayunos prolongados por ejemplo, producen alucinaciones similares a las producidas por el peyote o los hongos, quienes han pasado esas experiencias afirman haber visto seres fuera de este mundo, como los ángeles. Pero es un hecho, que una experiencia extática no hace de ti una mejor persona. Y no podrías saber si lo que tienes no es Esquizofrenia. En contraparte, puedo afirmar que si conservamos nuestra capacidad de asombro seremos capaces de ver a D'os en todo (no que todo sea Dios). Pero el día que, como hombres de ciencia estamos seguros de haber resuelto todas las incógnitas, y para nosotros un amanecer o la lluvia, son solamente asuntos siderales o climáticos. El día que un riñón se convierte solamente en un conglomerado de células; ese día, dejamos de percibir a D'os, y estamos condenados a la necedad y a la blasfemia de negarlo. Sin embargo, el verdadero científico tiene la humildad de reconocer que D'os sí existe. Y que todo existe gracias a D'os. La verdad tampoco está en la fusión de todas las religiones, es decir, en el sincretismo religioso (del cual, el mejor ejemplar -aunque no el único- lo tenemos en la Iglesia Católica Romana) A fin de evitar una mezcla blasfema de creencias, y mentiras, y liturgias y ritos, que parece ser en la actualidad una práctica creciente. Y que impregna todas las religiones desde siempre, que culminan en la aberrante expresión del ecumenismo que se impone incluso por la violencia. Y que fue maldito por Dios desde los días de la torre de Babel. Para huir de esa abominación desoladora, yo y tú y todo el mundo con un cerebro funcional, y un corazón (neshamá) vuelto hacia D'os, está en el imponderable deber de saber quién es D'os. Pero el verdadero D'os, no es ese dios de los sacerdotes, ni aquel dios, que las tradiciones culturales le indican a ti y a mí: "este es tu Dios, y esta es su adoración y esta su voluntad, y esta es su imagen y ésta es su marca." D'os no es esto. Esa no es la verdad, ni tampoco es pensar que no hay dios como los científicos piensan. Nadie tiene derecho de quitarte la certeza de la fe. Ni de presentarte un dios espurio, esto quiere decir que no es D'os. Porque no todo lo que nombramos dios, verdaderamente es D'os. Di-s es, y se ha manifestado a toda su creación, desde que la creación fue, y hasta hoy. D'os no juega a las escondidas como muchos piensan. El quiere ser hallado por ti. Pero en la verdad. No en esa mezcla de verdad y mentiras que brotan de la mente, y de las tradiciones y los mandamientos de los hombres, sacerdotes, hechiceros, "científicos" "ministros de culto", comerciantes. Y de todo aquel perverso, que hace del creyente un objeto de mercadería. O que es tomado por imbécil por aquellos que piensan tener un conocimiento superior, oculto y privilegiado. Accesible solo quienes son capaces de llegar desde los niveles iniciáticos, a las cúpulas del conocimiento y del poder. Al respecto de mi persona, nada hay que tenga dolosamente qué ocultarte. Pero ni lo que soy ni lo que creo puede afectarte en mucho, porque finalmente no pretendo inducirte a creer en lo mismo que yo creo. Y mi testimonio no es el de ningún santo, ni tampoco como el de Pablo de Tarso que dice haber conocido al Señor en un momento de éxtasis. Ni soy Elías. Ni tampoco uno de tantos que se levantan un buen día diciendo que son la reencarnación del Cristo. No pretendo Judaizar a nadie, ni arengo a una nación en contra de otra. Ni cierro los ojos al Shoa (Holocausto nazi), ni justifico las acciones del Estado de Israel. Ni busco votos a favor del Estado Palestino. Ni soy pro-yanqui, ni anti-yanqui, no soy comunista, ni jesuita disfrazado de judío. No afirmo ni niego que haya una Conspiración Secreta para imponer al NWO que traerá al Anticristo, ni que Satanás no exista, ni que existe el riesgo inminente de que el Islam se apodere primero de Europa y después del Mundo. No sé si el hombre de pecado vendrá de N.Y. o del Islam. Si es Binyamin Netanyahu, o si el Dajjal era Moshe Dayan porque era tuerto. No soy ni siquiera Teólogo, ni mucho menos pastor o cura (gracias D'os por tu sabiduría). No soy apóstata, ni hereje porque así lo decrete un hombre ni alguna organización religiosa. Y no estoy más ajeno a responder por mis palabras ante D'os que lo pueda estar un lobo rapaz o un verdadero Naví (profeta). Además dejé de seguir los "noticieros proféticos" cuando comprendí que todos hemos venido jugando al adivino. Y la adivinación es abominación para D'os. Porque D'os es quien te debe importar, y no yo. De mi curriculum vitae como individuo solo te diré brevemente que llegué al mundo en la Ciudad de México, hace 57 años al día de hoy. Soy médico y ejerzo la Pediatría. Que en mi búsqueda dejé la religión de mis padres, y pasé al evangelismo. Y que he hurgado mis raíces en Israel, y que me siento en Shalom con D'os, y le llamo Abba, Elohai, y Adón, y que para mí como para muchos otros tiene un nombre inefable o en Hebreo Shem HaMeforash. Mis mensajes en Internet han estado encaminados a comentar mis pesquisas y hallazgos, y que he tenido que ir haciendo ajustes sobre la marcha, porque anojí (quiere decir: yo) también fui contaminado con las mentiras de las religiones. Pero todah la El, que no ha soltado mi mano. Al día de hoy, no milito en ninguna religión, porque no estoy identificado plenamente con ninguna. Respeto todas las formas de pensar, soy tolerante pero no incluyente. Pues la voluntad de D'os es que amemos al pecador, pero repudiemos su pecado. Y mentir es pecado. D'os nos ama a pesar de nuestros defectos y de nuestra proclividad al mal. Pero al final, nada de lo que hayamos dicho o hecho mal, quedará sin su justa retribución. Creo que solo hay un Poder que está sobre todos los demás poderes que existen. Es decir, creo que D'os es Uno. Que podemos alcanzar a saber quién no es. Pero que llegar a entender Quién es, esto es: Cuál es su Naturaleza; queda fuera de los alcances de los hombres. (Incluidos los hombres de Ciencia, los Jasidim, los Ortodoxos, los Gnósticos, los Rosacruz, los Masones, los Mormones Testigos de J'ovah, Cristadelfianos, Karaitas, Natzratim, Unicistas, Monarquianistas, Evionitas, sabelianitas, Arrianos, Atanasianos, Kazarim, y la lista podría continuar...). Sin embargo, si dejamos de ser antropomorfistas, podemos saber cómo es D'os, y para empezar, rotundamente puedo afirmar que Di-s es el prefecto amor (Ahavah). El es s'nto, justo y verdadero. Tres cualidades que no podemos decir acerca de las religiones en general. De vuelta conmigo, continuaré diciéndote que no promuevo ni ataco a ninguna creencia o fe, en particular, porque en todas hay graves fallas en las enseñanzas, dogmas, paradigmas, normas y creencias. En de toda la tierra, en todas las culturas, y a través de los siglos. Y créeme, quedaríamos en el estupor más profundo, si nos diéramos cuenta de la cantidad de puntos en común que tienen todas las cosmogonías, y todas las teologías, y todas las liturgias. Aun entre las más irreconciliables y radicales. Y por desgracia para la humanidad; todos hemos sido enseñados con esa defectuosa programación, mezcla de superstición, magia y mentira prevariciosa. Aquí me parece conveniente puntualizar de nueva cuenta que no es el sincretismo religioso lo que nos va a guiar a la verdad. Por lo contrario. El ecumenismo y el sincretismo religioso, son la máxima mentira del diablo. Su mejor creación. Y va a prosperar por desgracia, bajo la forma de la Cienciología, o de la Teosofía, o del New Age, o el Holismo. Todo lo cual es neoplatonismo gnóstico. Sin mencionar el ufoteísmo alienígena, (la adoración a los extraterrestres). Y todo esto, porque nuestros ojos y nuestros oídos, están ciegos y sordos, por tantas mentiras que hemos recibido por los ojos y por los oídos. Y porque nuestros corazones están endurecidos a causa de nuestro egoísmo, y nuestros pies y nuestras manos terminan por quedar paralizadas para hacer y para caminar como D'os diseñó. Nuestra manera de honrar a Dios debe ser a través de una vida recta, alejados de lo que es malo y, al mismo tiempo, amar a nuestro prójimo aceptándolo como es, pero sin solaparlo en sus errores, ni sintiéndonos mejores personas que él. Y no medir nuestro amor o nuestro rechazo basados en nuestros propios razonamientos, ni con los métodos, y costumbres, o lo que recomienda el vulgo o lo que el mundo de la moda dicta. O los usos que la tradición, y/o la formación religiosa, nos ha infundido. Sino con la sabiduría que viene del corazón de D'os. En cuanto a mí. Todah la'El, que significa: Gracias a Di-s, no necesito hacer esta tarea de investigación y la divulgación sobre mis hallazgos y conclusiones, como un trabajo para ganar dinero, porque tengo todo lo que necesito a partir de mi trabajo como médico, y no necesito más ni menos, y me siento dichoso y agradecido con D'os porque me permite ejercer mi profesión médica. Desde hace casi cuatro años, vengo escribiendo el blog Alef Taw, y en facebook, y otras redes sociales en Internet. Lamento no haberme interesado mucho antes en mi vida por las cuestiones de la fe, porque hay tanto y tan variados asuntos qué leer para hablar con la autoridad de quien sabe a profundidad el tema del que habla. Que soy consciente de mis limitaciones cognitivas, anteriores y actuales. Por lo que en mucho de lo escrito, seguramente habré de efectuar algunas correcciones y reconocer aquello en lo que he estado equivocado. Y no descarto la posibilidad de tener que retractarme en el futuro de algo que pueda haber afirmado hoy. El único infalible y perfecto es D'os. Por lo demás en lo que se refiere a mi vida personal agrego: que tengo una buena familia, un buen trabajo como médico, la salud que corresponde a mi edad actual, y a las consecuencias de mis excesos juveniles (entiéndase tabaquismo). Profeso una sincera gratitud a D'os, y el amor y una profunda reverencia su Kavod (gloria) a su Nombre. A su Qedushá, s'ntidad, a su misericordia (Jesed), y favor inmerecido (Jen), a su sabiduría (Jojmah). Mi compromiso es solo con D'os. No tengo ninguno otro. No estoy comprometido con la "estirpe" genética de nadie. Y les recuerdo a todos los que son xenofóbicos, que de Mitzrayim salió Ysra'el, en compañía de miles de extranjeros, que vivieron también como israelitas como cualquiera de los bene Ya'aqov. Ni propugno ni impugno credos, y en este rubro, solamente repudio a los hipócritas. No soy incluyente con lo que resulta ser aberrante, por cuanto a preferencias o prácticas inmorales, y reprobadas. No soy un misionero cristiano encubierto, ni un jesuita disfrazado de Judío. Ni un Natzrati Judaizante, simplemente porque soy incunable. Libre soy yo, libre porque la búsqueda de la verdad me ha llevado a identificar las mentiras y esto: me hace libre. Aunque el radicalismo recalcitrante de los hipócritas me condene. Porque citando un poema anónimo puedo decir: "No me mueve mi Dios para quererte, el cielo que me tienes prometido. Ni me mueve el infierno tan temido, para dejar por eso de ofenderte." Me mueve un profundo dolor por las personas que sufren, viviendo en el engaño, en la miseria moral, extorsionados por su necesidad de D'os, y de su negligente ignorancia, que los hace presa fácil de los depredadores del alma. Para ellos hago mis pobres esfuerzos, y para honrar a D'os, aunque consciente que la mejor de mis obras, comparada con El, resulta ser como un trapo de inmundicia. No persigo tu aplauso, ni me mortifica el repudio de quienes se puedan sentir agraviados al mirarse en el espejo, de lo que mi corazón me dicta escribir. Y escribo con prudencia, no con retórica, para evitar seducirte con mis argumentos. Por ahora, termino recordando a todos que "de la abundancia del corazón habla la boca."

Amigo mío, o enemigo mío: Shalom leja. Shalom lekulam.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todo comentario reltivo al material publicado, puede expresarse libremente. El titular de la página, se reserva el derecho a eliminar los que contengan lenguaje prosaico, soez u obsceno.