lunes, 5 de abril de 2010

A propósito de los Diez Mandamientos

Rebasado el estupor que viene tras descubrir el enjambre de mentiras tejido por Satán, y difundido a través de las religiones, y a punto de sucumbir en un centro más destructor que un agujero negro, aun la razón se opone a concluir en la negación de la existencia de un Ser Todopoderoso. Para retomar la confianza y transmitir un mensaje lo más claro y exento de la contaminación con la más pequeña mentira, busco un argumento tras otro, trato de fundamentar la solidez de la emunah en la grandeza de ese Ser Eterno y Todopoderoso que es llamado D-i-o-s por la cristiandad, y ELOAH por los israelitas. Trato de apoyarme para iniciar el discernimiento en un pasaje bíblico, luego en otro, y transcurren los días, mi título anterior osé llamarlo DANDO PASOS ADELANTE, y he tenido que asimilar un largo tiempo para continuar con mis escritos.

Pese a toda apariencia, y afinidades hacia las raíces hebreas de la emunah, no he aceptado ser calificado de ser judío mesiánico, ni israelita natzratim, ni como desertor católico ni cristiano renegado. Me  autodenomino siervo de IHVH no por afectar una pose de humilde soberbia, sino porque el título de hijo de D-i-o-s, aunque cierto por la fe, no deja de ser humanamente soberbio. Buscando la verdad, es decir la EMET, encuentro (como lo haría un arqueólogo) grandes y desagradables sorpresas conforme hinco la zapa y la pala profundizando la excavación, dando en la cuenta con un nuevo ardid satánico para desvirtuar la verdad y confundir al hombre. Para mayor desesperación, ocurre que dicha trama mentirosa, no se limita a Roma con su secretismo, ni a Grecia con su filosofía, y sus costumbres paganas, pues resulta que Egipto y Babilonia/Persia, y las tribus de Canaan, hicieron su aportación demoniaca, contaminando la fe de los hijos de Avraham. Con su endémica presencia, en diferentes épocas pasó de la latencia virulenta, a la franca afectación de la relación del pueblo de IHVH con su D-i-o-s; trastorno que la Palabra describe como fornicación y prostitución. Por dichas fornicaciones, la misma Israel y Judá fueron tratadas de rameras por la Voz de IHVH a través de sus nevi'im, es decir profetas. Qué decir entonces, de las fornicaciones de la orgullosamente nominada Iglesia de Cristo en su conjunto. Sin abundar más en estos temas que ya reiteradamente he comentado en este espacio, y requiriendo de dar pasos hacia adelante, no encuentro mejor argumento para continuar que referirme a las Diez Palabras (Los Diez Mandamientos) para retomar el rumbo.

Todos sin excepción hemos sido transgresores de la voluntad de D-I-O-S, pues qué dice la bendita palabra:

א "Yo soy IHVH tu Elohim, quien los sacó de la tierra de Mitzrayim, fuera de la casa de esclavitud." Shemot/Éxodo 20:2

¿Acaso los cristianos adoran un D-i-o-s distinto al Eloah de Avraham, de Itzjak, y de Ya'akov? ¿Acaso YAHSHÚA invocó por Padre a otro dios?, ¿No es Mitzrayim, es decir: Egipto, una sombra del mundo donde  vivimos como esclavos, y de donde IHVH ELOHIM nos ha sacado? ¿Entonces: tiene o no autoridad esta palabra sobre nosotros?

ב "No tendrás otros [elohim] dioses delante de mí. 4 No te harás para ti imagen tallada de ningún tipo de representación de ninguna cosa arriba en el cielo, debajo en la tierra o en el agua debajo de la línea de la orilla. 5 No te inclinarás a ellas ni las servirás; Porque Yo, IHVH tu Elohim, soy un Elohim celoso, castigando a los hijos por los pecados de los padres hasta la tercera y cuarta generación de aquellos que me odian, 6 pero exhibiendo misericordia hasta la milésima generación de aquellos que me aman y obedecen mis mitzvot [es decir mandamientos]." Shemot/Éxodo 20:3-6

Haciendo a un lado otras consideraciones de orden moral o filosófico, diremos referente al verso 3 que los hombres de todas las latitudes, y todas las culturas, desde la más remota antigüedad, levantaron dioses espurios, e inventaron cosmogonías diversas. Luego (versículo 4) con la ayuda de Satán, las religiones y castas sacerdotales, transgredieron el mandamiento "No te harás imagen" pasando por alto la grandeza de IHVH (Romanos 1:22-23), se encargaron de tejer una intrincada red de confusión utilizando imágenes y símbolos "ningún tipo de representación de ninguna cosa…", llevando al pueblo secular y neófito a la costumbre de venerar, postrarse, adorar y sacrificar a los dioses, y apegarse a los símbolos, transgrediendo con ello los mitzvot contenidos en el versículo 5, es decir: "No te inclinarás ni las servirás." Haciéndose acreedores a la sentencia de IHVH

 ג "No usarás a la ligera el Nombre de IHVH tu Elohim, porque IHVH no dejará sin castigo a alguien que use Su Nombre a la ligera. Shemot/Éxodo 20:7

¡Cómo y de cuántas formas se ha trasgredido la voluntad de IHVH en esta mitzvah!¡Cuántas mentiras se han hablado, y cuántas infamias se han cometido, "en el Nombre de D-i-o-s"! ¡Cuánta confusión derivada de un "celo" perverso por El Nombre que resultó en el encubrimiento de la verdad, y que llevó a los goyim, es decir gentiles, por generaciones y generaciones a confusión, y a invocar el nombre de IHVH con un nombre espurio, pagano y blasfemo! Y en contraparte: ¡Cuánto uso liviano con el que se invoca El Nombre de YAH! ¡Cuánto se ha hecho referencia al Eterno IHVH Elohim, utilizando eufemismos como HASHEM, ADONAI, Señor, D-i-o-s, es decir: Zeus! ¡Cuánta transgresión que por extensión se ha hecho del Nombre de El Hijo Unigénito! Pasando por la blasfemia de negarlo con un acrónimo: YESÚ, o traduciéndolo de manera tendenciosa al punto que pasa por la transformación a IESO (homónimo a una diosa pagana) a Jesús, con un significado blasfemo cuando se le traduce al hebreo,  razón adicional por la cual los yehudim tienen tanta renuencia a aceptar a Jesús como el Mesías de Israel. Haciendo todo esto, los hombres hemos sido el principal impedimento para llegar a la unidad de Ruáj.

ד "Recuerda el día Shabbat, para apartarlo para Elohim. 9 Tienes seis días para laborar y hacer todo tu trabajo, 10 pero el séptimo día es Shabbat para IHVH tu Elohim. En él, no harás ninguna clase de trabajo – ni tú, tu hijo o tu hija, ni tu esclavo o tu esclava, ni tus animales de cría, y ni el extranjero viviendo contigo dentro de las puertas de tu propiedad. 11 Porque en seis días IHVH hizo el cielo y la tierra, el mar y todo en ellos; pero en el séptimo día El descansó. Por esta razón IHVH bendijo el día, Shabbat, y lo apartó para El mismo." Shemot/Éxodo 20:8-11

Al margen de la discusión por lo que se refiere al día de la semana en que se deba celebrar el día de reposo, o de las costumbres con los que se celebra, está el sentido con el cual se guarda. Ahora bien, si tomamos en cuenta, que el domingo es el día que el paganismo dedica a la adoración al sol (sunday) y el shabbat es el día especificado por IHVH estipulando que: (9) "Tienes seis días para laborar… (10) pero el séptimo día es Shabbat". Si YAHSHÚA no abolió el Shabbat sino que se declaró como Señor del Shabbat, entonces el día de la semana que se debe guardar, es el séptimo día, no el primero de la semana. Cuando omitimos cumplir este mandamiento, por guardar conscientemente una tradición generacional, entonces estamos trasgrediendo la voluntad de IAHVEH. 

 ה "Honra a tu padre y a tu madre, para que puedas vivir mucho tiempo en La Tierra la cuál IHVH tu Elohim les está dando. Shemot/Éxodo 20:12

¿Cuántos de nosotros habremos cumplido a cabalidad este mitzvah? ¿Cuántos habremos dicho a nuestros padres que solo tenemos korbán es decir: ofrenda para IHVH?

 ו "No asesinarás." Shemot/Éxodo 20:13

El verbo matar se limita a la acción de quitar la vida;  la acción de asesinar, entraña las agravantes de la intencionalidad maquinada; es decir: la premeditación, la alevosía y la ventaja. Esto, de acuerdo con las mismas definiciones que se pueden cotejar en el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española. En la vigésima segunda edición (la más reciente). En la transgresión constante de este rubro, o mejor dicho, en este mitzvah, desde Kayin es decir Caín, incluyamos los asesinatos por odio racial, por intolerancia y persecución religiosa, por ambiciones políticas, por vulgar delincuencia, por razones pasionales, y por cualquier modalidad que conlleve las agravantes que se han mencionado aunque no sea de manera directa, por ejemplo: la gente que muere como resultado de la corrupción, de la ganancia ilícita, de la impunidad, o como resultado de la orden de un tercero. Kayin no mató por una acción impulsiva, pues está escrito: "Kayin/Caín dijo a Hevel/Abel su hermano: 'Vamos a salir al campo' Y sucedió cuando ellos estaban en el campo, Kayin se levantó contra su hermano y lo mató."  B'reshit/Genesis 4:8

O en el caso de Melek David: "Venida la mañana, escribió David a Joab una carta, la cual envió por mano de Urías.   15 Y escribió en la carta, diciendo: 'Poned a Urías al frente, en lo más recio de la batalla, y retiraos de él, para que sea herido y muera.' 16 Así fue que cuando Joab sitió la ciudad, puso a Urías en el lugar donde sabía que estaban los hombres más valientes." Bet Shemuel/2 Samuel 11:14-16. De donde resulta que no solamente es transgresor quien mata, sino quien ordena matar, o abusa de su posición de poder o fuero. Es transgresor de esta mitzvah el ingeniero que por soborno o ganancia ilícita ignora los reglamentos de construcción y por cuya transgresión una construcción se derrumba ocasionando muertes. O todos aquellos envenenadores del medio ambiente, o los que especulan con el hambre y la miseria.

ז "No cometerás adulterio." Shemot/Éxodo 20:14

Según el Diccionario de la Real Academia; Adulterio. (Del lat. adulterĭum).

1. m. Ayuntamiento carnal voluntario entre persona casada y otra de distinto sexo que no sea su cónyuge.

2. m. ant. Falsificación, fraude.

Sin más comentarios, baste las definiciones del Diccionario para entender que el mitzvah es decir mandamiento no se restringe a las relaciones sexuales extramaritales, sino que trasciende en el ámbito de la Emunah/fe a la tergiversación interpretativa o aun a la falsedad doctrinal. ¡Cuántas transgresiones se han cometido en todas las religiones, y sectas, con tal de "demostrar" y "autenticar" dogmas y teologías. Apartarse de la enseñanza de IHVH y del verdadero Brit Jadashah es decir Nuevo Testamento o más propiamente: Pacto Renovado; constituye también adulterio. Por eso IHVH se ha referido a Judá y a Israel como esposa adúltera. Condición de la que no escapa ninguna congregación religiosa que tuerce la verdad, o que conscientemente, o por ignorancia, continúa siguiendo tradiciones ajenas (paganas) dentro de sus costumbres y liturgias, bien sea del bando cristiano o bien del judaico. Todo aquel "fiel creyente" que recurra al "ejército del cielo" es decir al Horóscopo, a la adivinación en cualquiera de sus formas, que consulte a los muertos o practique cualquier forma de espiritismo; o que conscientemente invoque a un señor que no es, o a un dios o diosa falsos; adultera.

ח "No robarás. Shemot/Éxodo 20:15

Sabemos que no solamente roba el que comete un atraco, sino todo aquel que hurta (ver definiciones del Diccionario para comprender la diversidad de formas que hay de robar). Por cuanto hace al fraude, hemos visto que queda comprendido en el significado de adulterio.

ט "No darás falso testimonio contra tu prójimo.

¿Acaso esto se limita a una falsa acusación? ¿No podrá quedar incluida la hipocresía como un falso testimonio? La enseñanza torcida: ¿no es un falso testimonio que se da al prójimo?

י "No codiciarás la casa de tu prójimo; no codiciarás la esposa de tu prójimo, su esclavo o su esclava, su buey, su asno, ni nada que pertenezca a tu prójimo."

¡Cuántas cosas abarca "no codiciarás"…!

De la manera que la Constitución Política de una nación aplica para definir al individuo por cuanto a nacionalidad, derechos y obligaciones, reconoce un Gobierno, un régimen; sienta los privilegios y sanciones; establece los fundamentos a partir de los cuales se organiza una sociedad y las relaciones de los individuos, sin distinción de su estrato social, condición financiera, nivel cultural, oficio, género, edad. Y aun rige para los naturales como para los extranjeros naturalizados. Así todo aquel que diga tener confianza en el D-i-o-s de Avraham, y Padre de nuestro Marán YAHSHÚA, Redentor nuestro; debe respeto a Su voluntad manifestada en La Palabra inspirada por Su Ruáj HaKadosh (S-a-n-t-o E-s-p-í-r-i-tú), por lo cual, no puede reconocer a otro como su ELOHIM, ni puede abrazar la veneración o reverencia a imágenes o símbolos sea cual sea el que le hubiera sido enseñado como válido: ni mucho menos podrá postrarse delante de ellos y adorarles o servirles. Deberá referirse a ELOHIM por Su Nombre: IAHVEH y no por otro nombre, o indefectiblemente usando eufemismos, y no nombrarlo sin razón o a la ligera, ni esconderlo tendenciosamente. Admitirá, que la forma IAHSHÚA lleva El Nombre de IAHVEH y el propósito del Mashiaj, pronunciándolo no como una fórmula mágica, sino por reverencia a Aquel que se entregó por nosotros. Guardará el Shabbat en el séptimo día de la semana, y no en el primero. Habrá de investigar la diferencia entre las fiestas establecidas por IHVH, y las establecidas por la dupla Satán-religiones, y escogerá por observar las fiestas establecidas por IHVH celebrándolas no conforme a las fechas establecidas por la tradición, sino observando la cuenta de los días establecida por IAHVEH. Abandonará toda práctica tradicional que no haya sido establecida por D-i-o-s; la hubiere aprendido como judío o como gentil. Honrará a sus padres mientras tengan vida. Evitará toda acción perversa premeditada, con alevosía y en ventaja, con lo que se mantendrá alejado de la posibilidad de asesinar. Evitará cometer impurezas sexuales, o tener relaciones extramaritales, pero además, no torcerá la enseñanza. Tendrá pesas justas y medidas justas para evitar caer en el pecado de robar o de buscar la ganancia deshonesta. Evitará mentir a su prójimo sea que se trate de un testimonio judicial o de hipocresía, o falsa doctrina. Y finalmente: No codiciará nada a nadie, sino que habrá de esforzarse por conseguir honestamente la provisión que IHVH le tenga preparada para su día a día, aceptando con mansedumbre su condición, y sabiendo que IHVH es decir: IAHVEH es nuestro proveedor, y nada nos falta.

No nos hagamos un nombre como hicieron los que construían la Torre de Bavel; dejemos de disputar entre nosotros haciendo una sola distinción, y esta definida por nuestra libre decisión de abandonar cualquier vestigio de paganismo (entendido este, como toda práctica ajena a la voluntad de IHVH) o ser de aquellos que permanecen fieles a sus enseñanzas y tradiciones aunque estas sean contrarias a lo que "está escrito" y es prístino. Comencemos por guardar lo escrito en las Diez Palabras, es decir: Los Diez Mandamientos como guardamos las leyes de nuestra nación, sabiendo que tenemos una nueva nacionalidad, la nacionalidad del Reino de Los Cielos, es decir: El MALJUT HASHAMAYIM. No como una tradición, sino asimilando el espíritu de Estas Palabras.

Cada cual tiene derecho a ser informado para tomar una decisión libre; de creer o de tener sus reservas para aceptar el dicho de otro, de discernir las intenciones y reconocer al árbol por sus frutos. Pero si tu decisión es por IHVH, es decir IAHVEH, entonces haz como está escrito:

"Por lo tanto teman a YAHWEH, y sírvanle verdadera y sinceramente. ¡Desechen los dioses extraños que sus padres sirvieron del otro lado del Río [Éufrates] y en Mitzrayim/Egipto, y sirvan a YAHWEH!

¡Si luce malo a ustedes servir a YAHWEH, entonces escojan hoy a quien han de servir! ¿Será a los dioses que sus padres sirvieron del otro lado del Río? ¿O los dioses de los Emori/amorreos en cuya tierra están viviendo? ¡En cuanto a mí y mi casa, nosotros serviremos a YAHWEH!" YAHOSHUA/Josué 24:14-15

   

 SHALOM ALEIJEM/paz a todos ustedes

 

 

 

 

 

 


                                                                                                              

 

 
 









¿Perdido entre tantos correos? Enciende tu hotness con Hotmail

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todo comentario reltivo al material publicado, puede expresarse libremente. El titular de la página, se reserva el derecho a eliminar los que contengan lenguaje prosaico, soez u obsceno.