viernes, 26 de febrero de 2010

Dando pasos hacia adelante

En el transcurso de los últimos veinte meses, cuando inicié por este derrotero, he hallado multitud de cosas nuevas y otras no tanto. Hoy, a unos cuantos días de iniciar otro año hebreo según lo ordenado por EL CREADOR, YAHWEH ELOHIM, a punto de iniciar un nuevo ciclo de vida, y tras varias semanas de no haber incluido nada en este blog, creo que ha llegado el momento de iniciar un análisis de lo hecho hasta aquí, para saber dónde estamos y hacia adónde ir, pues la simple exposición de los hechos sirve de muy poco, o francamente nada. Quiero aclarar que nunca ha sido, ni es ahora mi intención ofender a la cristiandad, ni "patear el pesebre" como se dice de manera coloquial. Mucho menos promover una cacería de brujas, discriminación racial ni persecución religiosa. Estoy firmemente convencido que nadie tiene por qué tomarse atribuciones de venganza que no nos corresponden, y que solamente desembocan en violencias injustificables, trátese de antisemitismo, repudio anti-evangélico, anti-católico, anti-islam, y cualquier otra corriente de repudio.

En la búsqueda de la verdad, uno encuentra que en todo debe haber discernimiento, que no pueden aceptarse las cosas por pasiva aceptación de la tradición, ni por la imposición, ni por la seducción, ni por seguir algún ministerio "con unción", ni por la vista de prodigios y señales mentirosas. Sino por la seguridad que trae el discernimiento en un ruáj conforme al Ruáj HaKodesh de YAHWEH, que viene por medio de la Emunah obediente, que nos trae por consecuencia permanecer en YAHSHÚA. Lejos de la especulación que es por la mente humana, por las filosofías, o por las enseñanzas mentirosas de las religiones en su generalidad, y por sus ministros representantes, y líderes perversos. Por lo cual pido a todo aquel que lee (aunque parezca un contrasentido) que no cambie su modo de pensar, antes de haber rogado a YAHWEH confirmación para su discernimiento. Que sea el Ruáj HaKodesh de YAHWEH quien guíe a toda verdad. No las palabras de los hombres.

No propugno como he reiterado hasta el hastío ninguna corriente religiosa, sino que proclamo la Emunah. Solo estoy interesado en que la Emet/verdad resplandezca, sostengo que YAHWEH Es Ejad, que la verdad Es YAHWEH, y la Salvación está en permanecer en YAHSHÚA en amarlo guardando sus Mitzvot, YAHSHÚA Es TORAH viva para el que cree. Sea yahudí o injertado, finalmente ISRAEL es Ejad, al igual que YAHSHÚA y YAHWEH Es Ejad. No dualidad, no trinidad. Que no hay Ejad en Israel y paganismo en cualquiera de sus manifestaciones. Como las tinieblas no tienen parte con la luz. Ni YAHWEH tiene hijos paganos, fueran estos goyim y aun yahudim paganos, y que tanto en las huestes cristianas y aun entre yahudim hay siervos de hasatán. Que grandes sorpresas se hallan cuando se escudriña en busca de la verdad, por lo cual hay gran verdad encerrada en las palabras de Mashiaj cuando afirma: "la verdad os hará libres",… y "si el Hijo os libertare, seréis realmente libres". A fin de aclarar qué es la libertad, cito una frase que escribió un hombre en una carta a su hijo: "y no es libre aquel que hace lo que quiere, sino es libre aquel que hace lo que debe hacer."

No oculto mis afinidades con el pueblo de Israel, y sé que por mis apellidos hispanos bien pudiera ser un sefardita, o descendiente del Israel de la dispersión. Algo en mi interior me empuja a hacer las cosas que haría un israelita, pero esa es mi convicción personal, y no pretendo hacer creer que sea la única forma de hacer las cosas, ni la infalible fórmula para ser un descendiente de Avraham. Iojanan el bautista (inmersor) usaba una capa de piel de camello y se alimentaba con langostas y miel, hablaba usando un lenguaje rudo y directo, pero no quiere decir que todos los israelitas tuvieran las mismas costumbres. Por eso es que Mashiaj habló  17 "diciendo: Os tocamos flauta, y no bailasteis; os endechamos, y no lamentasteis. 18 Porque vino Juan, que ni comía ni bebía, y dicen: Demonio tiene. 19 Vino el Hijo del Hombre, que come y bebe, y dicen: He aquí un hombre comilón, y bebedor de vino, amigo de publicanos y de pecadores. Pero la sabiduría es justificada por sus hijos."Mateo 11:17-19

Ascetismo y radicalismo no es garantía de pureza y santidad; la obediencia prudente que reconoce a la vez, la suficiencia de la sangre de YAHSHÚA, y la observancia de las Mitzvot: ¡Sí! Esto último es lo que constituye la verdadera disciplina que forma el carácter de Mashiaj en el creyente. Y no constituye ni apela a legalismos ascéticos ni radicalismos ortodoxos y fundamentalistas, polarizaciones doctrinales, ni intolerancias que estén basadas en prejuicios humanos, sino fundadas en la normatividad que está decretada por YAHWEH el único Ser que tiene derecho de decretar y hacer cumplir su Justicia. No creo que el atuendo haga al santo, ni la costumbre al adorador verdadero en ruáj y emet. De lo que estoy convencido es que el conocimiento del trasfondo de las fiestas instituidas por YAHWEH; así como  el respetar y guardar el día de reposo, separándolo para YAHWEH, trae revelación y conocimiento que es para reverencia a YAHWEH, y quita de la mente y el corazón, las contaminaciones que vienen como consecuencia del sincretismo pagano greco-romano, que finalmente se remontan a la más antigua noche de los tiempos a Bavel, y son las fórmulas utilizadas por hasatán desde siempre para engañar y confundir a la humanidad. Además; dicen los expertos en educación, que solamente que se sustituya un mal hábito por uno bueno, la conducta del sujeto cambia, siendo esto último en apoyo a la bondad de conocer y guardar las fiestas y el shabbat, como un método humano de aprendizaje para una transformación de vida. Pues el aprendizaje no se da solamente mediante la adquisición de conocimientos, sino cuando el conocimiento adquirido pasa a formar parte de nuestra conducta y carácter.

El uso y respeto de palabras hebreas coadyuvan a un cambio de mentalidad, y mejoran nuestra capacidad interpretativa. Esto pasa aun en algunos otros idiomas como me explicaba una amiga experta en idiomas, con referencia a la palabra portuguesa saudade, para la cual ella me indica no haber encontrado en el idioma Español, una palabra que describa la profundidad de sentimientos de la palabra saudade, en un solo vocablo. Por si fuera poco, al conocer el significado y pronunciar las palabras conforme a su original hebreo, adquieren para nosotros un valor enriquecido, que nos traen mayores posibilidades de revelación e interpretación. Estoy convencido además, de la necesidad de invocar Los Nombres Kadoshim de El Shadday, no como una fórmula mágica sino como la forma correcta de Reverencia a ELOHIM. Nombrar a YAHWEH y a YAHSHÚA por sus verdaderos Nombres, y no por los espurios nombres que nos fueron enseñados por generaciones, cuyos orígenes son paganos, y sus significados son blasfemos. Esto, una vez que ha sido conocido por el creyente, discernido con ruáj de YAHWEH, y aceptado por certeza, o sea por  Emunah y no por imposición ni seducción, pues: ¿De qué sirven las confesiones que solo son de labios, cuando el corazón está lejano a YAHWEH? ¡De nada!, pues toda obra que se hace para salvación, teniendo en poco la sangre del Justo (HaTzadik) YAHSHÚA derramada en el madero, es como trapos de inmundicia en la presencia de YAHWEH.

 

¿Qué me trajo a esta tarea?

Quienes han leído mis artículos anteriores saben de mi pasado católico, y su secuela evangélica. Lo que agrego a continuación lo describo, no como un mero crítico o espectador desde las tribunas, sino como uno que ha estado en el campo de juego. Aunque el proceso es muy lento pues las religiones se cuidan de poner legiones de candados para no quedar en evidencia. Bien sea con el uso de palabras persuasivas cargadas de buenos propósitos, pasajes bíblicos hábilmente manipulados para mover a la extorción espiritual y económica, frases hechas tales como: "¿Robará el hombre a Dios?", "las naciones para Cristo", "no hay iglesia perfecta", "no caigas en murmuración", "no dividas al cuerpo de Cristo", "blasfemar contra el pastor o contra los dones espirituales, es blasfemar contra el Espíritu Santo", "no juzgues a tu autoridad, y sé humilde", entre otras; cuando pasó la fascinación de mi credulidad, bastó poner verdadera atención a los frutos para reconocer al árbol.  Al interior de las iglesias: congregaciones sin Presencia del Ruáj HaKodesh, dirigentes sin ruáj de discernimiento; sin unción de YAHWEH; extorción en una amplia gamma de manifestaciones, ministerios por salario o por privilegios, engastados de protagonismo en el perfil del "líder", que en realidad debiera llamarse servidor; estrategias de hombres para la dirección y crecimiento numeral, liturgias o programaciones rituales y conceptos paganos tanto en la doctrina como en la operación; cuestionables y dudosas manifestaciones "sobrenaturales" de sanidad, liberación, y "guerra espiritual"; juventudes mundanas en su vida secular y completamente paganas en su apreciación y costumbre religiosa. Al interior de las familias, desintegración, al interior de los matrimonios falsedad, distanciamiento, incomprensión, al interior del individuo, fanatismo, ignorancia, superstición, tradición, hipocresía. En pocas palabras: ¡Derrota! Ahora bien; ¿Acaso soy Mohamed, para iniciar una nueva secta que persiga a los infieles? ¡Por supuesto que no! Para comenzar, como alguien dijo y dijo bien, "hay más religiones que hambre en tierra" Y para seguir: ¿Acaso ha resultado ser algo bueno el Islam? Según las evidencias ¡No!, como no ha sido de provecho la persecución religiosa, las cruzadas, la Inquisición, la guerra cristera, el Holocausto, la Intifada, los talibanes, la Reforma, y ninguno otro movimiento radical religioso.

Nunca me avergonzó levantar las manos, hincarme hasta humillarme pegando el pecho a las rodillas y la frente y la cara al piso, y aun postrarme por completo; cantar y aun danzar, gritar "Aleluya" o glorificar a "Dios" con toda la energía de mi pecho porque lo hacía con el corazón, y no por exhibicionismo, en verdadera adoración a Mi Señor. Llegué a soplar (no digo tocar porque lo hice sin ciencia ni arte) el Shofar cuando estuvo a mi alcance. Reconozco que esto último y lo anterior lo hice sin el entendimiento correcto, aunque con el impulso de un nefesh sensibilizado por buscar y expresar un ruáj conforme al Ruáj HaKodesh. Grande ha sido la Jesed de YAHWEH para con este pobre miserable que les escribe.

Después de recorrer  por diversos motivos varias congregaciones evangélicas, y con la desilusión habida por otra multitud de circunstancias, comencé a mirar que en nuestro carácter de iglesias, en nuestras reuniones dominicales seguíamos programas preconcebidos en mucho similares a las misas católicas; la Santa Cena por ejemplo, se constituye en un símil de la Santa Comunión (por más que lo quiera negar la cristiandad evangélica).

¿Qué nos hacía distintos de la Iglesia Católica? Cuando hice mi decisión por la iglesia evangélica dejando atrás la católica, lo hice pensando que hallaría menos hipocresía, que el sello distintivo del feligrés cristiano, es una vida transformada por Cristo. Cuando has pasado una vida cruenta, llena de errores (sin que sea disculpa) por la falta de guía adecuada (huérfano de padre desde mis quince años de edad), una religión con la cual no concordaba por varias razones desde mi primer contacto con el Evangelio, y a la cual seguía adherido ya básicamente por tradición familiar; llegar al cristianismo y tener la posibilidad de cambio, me llevó al ferviente anhelo de conocer la Palabra, y hablar de ella a todo aquel que se encuentra en necesidad. Solamente quien ha sido esclavo puede sentir el anhelo de liberar a sus hermanos esclavos, si no lo crees, revisa la vida de Moshe, quien no vivía como esclavo, pero pertenecía a esa casta esclavizada llamada Israel. 

Sin embargo, después de casi trece años de esforzarme en el cristianismo y ver el esfuerzo de mucha gente que adora en la sinceridad de su corazón, y al final encontrar una iglesia paralítica, ciega, sorda, y en derrota, vidas sin transformación; pueblo que camina en círculos rodando una piedra de molino como sucedió a SHIMSHON/Samson, me llevó a tratar de encontrar las causas. En la búsqueda de respuestas comencé a indagar -digamos que por mi cuenta, si bien creo fue la dirección del Ruáj de YAHWEH- buscando las raíces hebreas de la Emunah. Al mismo tiempo, encontraba información que me confirmaba lo desviado que está el cristianismo, el tropel de mentiras que nos han sido enseñadas, las transgresiones de las grandes luminarias del movimiento pentecostal, algunas de las cuales he comentado en otras entradas, y definido mi postura hacia los tales. Comencé a entender que nos ha sido predicado un falso evangelio por generaciones y generaciones; que sin excepción todas las religiones son dañinas y mentirosas, establecidas por hasatán, dirigidas por el ruáj del antimashiaj, y atendidas por hombres a su servicio (su propio servicio egoísta, y a servicio de hasatán). Todas las doctrinas son impositivas, y basadas en tergiversaciones de la D'var Emet. (Palabra de verdad) dictada por el Ruáj Kodesh de YAHWEH, cuya expresión viva es YAHSHÚA. Que no basta con aceptar a J-e-s-u-s como salvador y señor (minúsculas adrede, pues él no es YAHSHÚA, después lo explico), sino que hay que permanecer en ÉL, (en YAHSHÚA) para llegar a entrar al Reino de YAHWEH, (Maljut Hashamayim) y al olam habah (tiempo/siglo venidero) el reposo de YAHWEH.

 

¿Cuáles han sido los hallazgos?

Inicié esta blog pensado más como un foro expositivo de los hallazgos que he venido haciendo,  mis observaciones personales, mis conclusiones y opiniones, algunos pequeños "diálogos" cibernéticos que he sostenido con quienes no comparten del todo lo que he expresado, y una tribuna libre para aquellos que quisieran opinar de sus experiencias, testimonios y conocimientos relativos a los temas que aquí se tratan.  Claro está que mi desconocimiento de los recursos de internet me hicieron abrir un blog cuando lo que debí abrir era un foro de opinión, como hay tantos y tan variados en el ciberespacio. A fuerza de cometer errores he venido haciendo un uso más racional del medio informático tanto desde el punto de vista técnico, como desde la perspectiva indagatoria. En esta aventura vine a encontrar la presencia de otros movimientos más o menos afines a mis inquietudes y conclusiones, aunque aun me resisto a ser etiquetado y clasificado como integrante de alguno de ellos. No soy independiente tampoco, por eso he sostenido que mi sello es YAHSHÚA. He pasado por ciertos cambios y ajustes no de manera intencionada sino en consecuencia a los hallazgos. Y quiero aclarar que mi identificación con ciertos rasgos hebraicos de mi personalidad son mucho más anteriores que mi búsqueda.

Puedo decir sin miedo a estar mintiendo, que me sujeto en rigor a ser objetivo en mis comentarios, si bien, no guardo ningún rencor, ni hago reproches personales a ninguno de los pastores ni miembros de las iglesias que conocí y en aquellas donde milité; pues de otra manera, no podría ser guiado por el Ruáj HaKodesh de YAHWEH, en la medida que fuera hallado por Él, reteniendo las amarguras del rencor y la falta de perdón en mi propio corazón. De igual forma, declaro, sin miedo a estar faltando a la verdad: Que jamás en trece años de militancia cristiana fui pastoreado en el real sentido de la palabra pastorear, por ningún ministro. Que del alimento espiritual que recibí, todo fue leche adulterada, diluida con agua sucia. Sucia del paganismo heredado de Roma a sus hijas evangélicas. Manchada con la doctrina trinitaria, engendrada desde los días de Bavel, y revivida y  sustentada filosóficamente por filosofías griegas, y tradiciones y rituales paganos muy bien asimilados al sincretismo greco-romano practicado por la Iglesia Católica y sus hijas evangélicas de todas las denominaciones conocidas, y aun de las peyorativamente llamadas sectas, como los T.J. -en su variante diteísta, henoteísta- y los mormones en su expresión politeísta. Y ajena en todo a la declaración de Deuteronomio 6:4 conocida como el SHEMA, y que a la traducción de SHEMÁ ISRAEL, YHVH ELOHEINU, YHVH EJAD. Dice: "Escucha Israel YAHWEH ELOHEINU [quiere decir: nuestro D' s] YAHWEH es Uno."

Considerando las características heredadas por la religión católica de mis padres, la doctrina trinitaria, que se continúa en las enseñanzas evangélicas; es transferida con la naturalidad que se contagia un resfriado común... sin percibirse. En el cristianismo se rechaza la veneración a la Madre de Dios, sin saber realmente por qué debe ser proscrita. En el cristianismo, no se adoran imágenes, pero sí se adoptan símbolos que ni idea tenemos qué representan. En los círculos evangélicos, comentamos respecto de los "mensajes subliminales" incrustados en los medios, la música secular, las películas de Disney, pero dejamos pasar la música y los ritmos mundanos si estos tienen alguna "alabanza" para "Dios", en ocasiones por desconocimiento, y en otras, por complicidad. Usos y costumbres que debieron ser desechados en otros tiempos por considerarse excesivamente mundanos, hoy se han asimilado a la cultura evangélica normal, con el pretexto de "ganar almas para Cristo". Hay una amplia difusión de las "obras evangélicas" de la élite ministerial principalmente pentecostal, grandes como Billy Graham, Luis Palau, Benny Hinn, un fenomenal incremento en el teleauditorio mundial con las cadenas de televisión cristiana, pero muy pocos conocen a predicadores como David Wilkerson, o Paul Washer. Razón por la cual no se entiéndela diferencia que hay entre el verdadero evangelio y la metafísica y positivismo encerrados en asuntos como el Evangelio de la Prosperidad. Congresos evangélicos al más puro estilo de los congresos corporativos de empresas de mutinivel abundan y sobreabundan en todas las latitudes de la tierra.

En otro orden de ideas; al cristianismo se le heredaron otros conceptos y enseñanzas sincréticas de probado origen pagano, que han encontrado su máxima expresión en materias como la liberación, la guerra espiritual la sanidad, y la profecía que están más emparentados con la adoración de baales, y espíritus inmundos, y prácticas paganas que quedan al descubierto al ponerlas delante de una sólida base escritural.  Debido a la pobre preparación de los pastores, y a una teología tergiversada y a la miopía espiritual, la única celebración pagana contra la cual insiste en advertir la cristiandad evangélica es Halloween; pero se pasan de largo por el resto: la sustitución del sábado, Easter (pascua), San Valentín, cuaresma, Navidad (en 25 de diciembre). Y las que deban añadirse a la lista. Desde la consejería hasta la Homiletica, están recargados de Psicología inductiva, Humanismo, Positivismo, Metafísica, Gnosticismo, y en el peor de los casos incurre en prácticas de adivinación en su modalidad "profética", y de hechicería en sus rituales de sanidad espiritual y liberación. Está plenamente documentado el falso don de lenguas manifestado por algunos líderes, principalmente aquellos al frente de los grandes ministerios televisivos, a quienes se les sorprende haciendo señales satánicas, y cuyos testimonios personales no les ayudan para refutar a sus detractores.

En ese enredo de mentiras y distorsiones, uno se va encontrando sorpresas como la falsedad y significado de los nombres que aprendimos para llamar a YAHWEH y a YAHSHÚA. El engaño trinitario, la distorsión Unitaria, y Diteísta, y su ligazón con filosofías griegas y cosmogonías babilónicas. El engaño encubierto en todos los símbolos desde el ICQUS (léase ICTUS/tradúzcase pez) inscrito dentro del pez que ingenuamente portamos como emblema de identificación los cristianos (yo lo porté) pues por tradición nos fue enseñado como símbolo secreto de identificación del cristianismo primitivo, y que resulta estar vinculado al culto de Dagón. Hasta el Mogen David  (o debiera decir: Estrella de Remfán) del cual hay pruebas gráficas para vincularlo como un símbolo usado en el hinduismo.  Pasando por La Cabra de Medina, el pentagrama o pentáculo, y toda la simbología satánica, encerrada en la cruz cuya forma según nos fue mostrada apunta a Tamuz y no a Mashiaj, y las imágenes con las que se identifica al Cristo desde la antigüedad y que en realidad son advocaciones de Saturno (Satán), y aun el mismo título de Cristo (del latín christus, y éste del griego jristós, χριστoς) título que era aplicado por los griegos en forma liberal a todos sus dioses; y que en algunas sectas herméticas se ocupa para designar a los iniciados. 

Más sorpresas nos esperan en el camino de la investigación relacionada con la fe, la injerencia de intereses políticos al interior de las asociaciones y sectas religiosas, o las sociedades herméticas tales como la Masonería, Rosacruces, la Dianética, el Opus Dei, los Iluminati, el Priorato de Sion, y otras mentas. Árboles cuyas raíces están profundamente arraigadas aun a decisiones de carácter teológico, cosmogónico, adoctrinamiento, y seducción, ritos iniciáticos, perfiles de adeptos, servidores y líderes de movimientos, grandes maestros y dirigentes. Luchas de poder, que constituyen auténticos bastiones de guerra espiritual, con soldados de carne y hueso. Y cuyas ramificaciones alcanzan a insospechadas cúpulas del poder financiero y político mundial. Fuente de inspiración y materia de estudio para los denunciantes de la Teoría de la Conspiración. A cuyo servicio se encuentran organizaciones religiosas de todos colores y sabores. Queda este rubro abierto también pues los hallazgos y las implicaciones son aún desconocidas e insospechadas por quien escribe. Aunque en realidad no es el propósito del blog el abordaje acucioso de estos temas.

  

¿Cómo puede afectar la información que aquí se va exponiendo a quienes se toman el tiempo para asomarse a esta ventana?

Indudablemente que al tamizar la emunah personal haciéndola pasar por el fino entramado de inexactitudes, mentiras, tergiversaciones, imposiciones, conflictos de intereses, descubrimientos asombrosos,  y sorpresas insospechadas, sacuden la fe de cualquiera; como se sacude el trigo, como ofrenda mecida a YAHWEH. Pero la única forma de no ser engañado es escudriñar las Escrituras, y la única forma para recibir revelación es poner un corazón dispuesto y obediente a la voluntad de ELOHIM, y ponerlo en la presencia de YAHWEH, para que nada estorbe nuestras peticiones de recibir la revelación por el Ruáj HaKodesh; "Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir." Juan 16:13 Evitando hacer cosas que contristen y alejen de nosotros al Ruáj de YAHWEH como son todas las cosas que se apartan del amor al prójimo: "Porque toda la Toráh está resumida en una oración: Ama a tu prójimo como a ti mismo." Gálatas 5:14.

Confrontar con la verdad, aquellas cosas que han constituido nuestras creencias es un proceso cruento,  desconcertante y doloroso; "Porque... quien añade ciencia, añade dolor." Eclesiastés 1:18 Así, no hay otra forma para contrarrestar el dolor y el sufrimiento que vienen a consecuencia del proceso para llegar a la verdad: Que recordar las palabras de Mashiaj: "Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca." Mateo 7:25. "Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna." Santiago 1:4

"Por lo tanto, hermanos, tomando en cuenta la misericordia de D-ios, les ruego que cada uno de ustedes, en adoración espiritual, ofrezca su cuerpo como sacrificio vivo, *santo y agradable a D-ios.2 No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de D-ios, buena, agradable y perfecta." Romanos 12:1-2

 

¿Cuál es la condición de la tierra en el presente?

 ¿De lo citado hasta aquí podemos deducir de quién ha sido la responsabilidad del estado que guarda la fe hasta hoy? Pienso que sí. Y afirmo que la responsabilidad es múltiple y compartida; consecuencia directa de la desobediencia pues no dice la Escritura: "Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí; Juan 5:39, o también: "probad los espíritus"… [1 Juan 4:1], y además: "si me amas, guarda mis Mandamientos"… [Lev. 22:31; Juan 14:15]; entonces: No dejes que tu boca te haga pecar, ni digas delante del ángel, que fue ignorancia. ¿Por qué harás que D-ios se enoje a causa de tu voz, y que destruya la obra de tus manos? Eclesiastés 5:6

Muchos buenos ministros evangélicos hay que han transmitido un mensaje torcido y falso, no por ser perversos, o haberse pervertido con el ministerio, sino porque fue la enseñanza que recibieron y como tal la han transmitido. Porque fue la teología que aprendieron la misma que practican de buena intención. En contrapunto, la mayoría de los ministros que he conocido, son pastores por el sueldo, o por orgullo. Más celosos del numeral de miembros, que de YAHWEH y Su obra. Nepotistas, y administradores del negocio familiar que representa la franquicia de la "cobertura espiritual". Una grey que está complacida de escuchar mensajes cómodos a donde no se redarguye de la necesidad de arrepentimiento (Teshuvah) en la verdad del concepto. Satisfecha de acudir a servicios de culto de alto contenido emocional para hacer catarsis, con lindas alabanzas (y si definitivamente si se trata de una congregación cool, con ritmos musicales que van desde la música ranchera, a la salsa cristiana, regge, regetón, ballenato, Rock & roll, y aun Metalika, música cristiana, aderezada con videoclips que rebosan sensualidad. Danzas que van desde la emulación de las coreografías del mundo hasta danzas con elementos de adoración abiertamente paganos. Aunque no dudo que en la ceguera espiritual y falta de discernimiento, esto no sea hecho en muchos casos con plena consciencia, en otros casos, seguramente que sí se harán a sabiendas de a qué altar sirven. Ignorancia, prejuicio, superstición, apego a las tradiciones, e insensatez, son buenos aliados para hasatán y su obra de engaño y confusión; garantía de inalterabilidad de las circunstancias, para mantener el estatus quo de una iglesia inoperante. Radicalismo religioso, intolerancia y soberbia, polarización religiosa y repudio, odio racial (bidireccional), ambición de poder y hegemonía.

El judaísmo mesiánico por su parte, no se escapa de la tentación de manipular la interpretación escritural para sostener sus argumentos doctrinales, con renuencia a admitir la naturaleza divina del Mashiaj, y una cierta imposición a la observación de Torah para justificación para salvación. Conservan del judaísmo su renuencia a pronunciar El Nombre, usando en sustitución siempre, los eufemismos tales como HASHEM, EL ETERNO, ADONAI, en vez de ser libres para pronunciar EL NOMBRE de YAHWEH. Dentro del judaísmo, la rotunda negativa a reconocer en YAHSHÙA a HaMashiaj, una repulsa a los goyim, (contraparte del antisemitismo evangélico) su observancia compulsiva de las disposiciones de hombres a la par de Torah, el uso de Kabalah como complementación de su emunah, son sus aspectos adversos.

Por supuesto que todas las corrientes del pensamiento místico tienen sus aspectos positivos, y en este punto bien valdría la pena tomar lo bueno y desechar lo malo de cada una de estas, del mismo modo que es indispensable no llamar bueno a lo malo y malo a lo bueno. Redundando en lo citado antes. ¿Quién nos guía a toda verdad? El Ruáj de YAHWEH. Por eso, a lo que debemos avocarnos si somos honestos en nuestra búsqueda de la verdad, es a permanecer en el Ruàj de YAHWEH, en el Ruáj de HaMashiaj. Haciéndonos sencillos para alcanzar sabiduría, ni persuasivos ni seductores, ni impositivos y radicales. No permisivos, no intolerantes; sino humildes para que sea formado en nosotros verdaderamente el carácter de Mashiaj, por la actividad y el Poder del Ruáj de YAHWEH moviéndose libremente en nuestro corazón.    

 

¿Hacia dónde nos dirigimos en conjunto?

 La triste realidad es que sería utópico creer que en este siglo [orden, mundo, Olam] presente podremos llegar a una condición idílica de convivencia humana en la fe. De acuerdo con la Escritura, todos los intentos del hombre serán fallidos, y lo más cercano a una situación de tolerancia religiosa unificada, será precisamente la Iglesia Ecuménica que estará bajo el arbitrio del falso profeta, y que será el brazo religioso que eleve a la cima al antimashiaj,  hasta que él se manifieste abiertamente declarándose dios. Escrituralmente hablando, durante los días de la angustia de Ya'akov, es decir, durante el tiempo de la Tribulación. Será YAHWEH quien derrame su Ruáj para traer los que hayan de ser salvos, para redargüir de pecado a la gente, para salvación y vida. Será entonces cuando el mensaje del las buenas nuevas (Besorot) que es EL VERDADERO EVANGELIO DEL REINO DE LOS CIELOS, será predicado en todos los rincones de la tierra. Entretanto, lo único que podemos hacer, es rogar por misericordia (Jesed) a YAHWEH, hacer Teshuvah, y de ser necesario bajar a Tevilah. Me explico: pedir misericordia para que YAHWEH nos mande su Ruáj a revelarnos primero: todos nuestros pecados, para así poder arrepentirnos y si fuera necesario bajar al bautismo (para los que no han sido sumergidos en agua con entendimiento) y aun para aquellos que habiendo sido ya bautizados sientan (o sintamos) la necesidad de hacerlo en un entendimiento correcto y con una misma fórmula: En el Nombre de YAHSHÙA [YAHWEH Salva]. Permaneciendo obedientes a TORAH, para mantenernos lo más limpio que sea posible. Sabiendo de antemano, que solo por los méritos del TZADIK YAHSHÚA HAMAHSIAJ, es que entraremos en el reposo de YAHWEH. Que él es nuestra ofrenda por el pecado, y somos sellados con su Ruáj HaKodesh. Porque sin Kedush/santidad nadie le verá sino como Juez.

Por supuesto que para rogar a YAHWEH, primero hay que creer que Él Es, y que responde a todo aquel que le busca. Solo Él puede enviarnos su Ruáj, y solo su Ruáj HaKodesh puede guiarnos a la verdad, (no los hombres) para que podamos ver el Reino de los Cielos, y aceptar a YAHSHÚA HAMASHIAJ como Nuestro Marán (Señor). Solo el Ruáj y no nuestras necesidades egoístas, puede producir en nosotros la convicción de pecado y la necesidad de volvernos a ELOHIM dejando nuestros malos caminos, (no sin lucha, pero sí con seguridad de victoria), traernos a la verdadera EMUNAH, para permanecer en El Camino, y El Camino es YAHSHÚA. Y en la obediencia a TORAH, para sanidad, y vida.

 

¿Cómo continuar con esta tarea?

En lo que a mi persona se refiere: procuraré ser cada vez más objetivo y conciso en mis comentarios, si bien procuraré no adoptar un discurso que lleve una retórica persuasiva, solo concretándome a asentar mis afirmaciones enunciándolas como conclusiones y convicciones personales, por lo cual espero no entrar en controversias. YAHSHÚA exponía su razón ciñéndose a la Escritura, sus explicaciones a las parábolas eran escuetas y claras.

Aun trataré de comentar aspectos aleatorios a la EMUNAH que puedan constituir un apoyo para lograr una apertura de la mente con la finalidad de romper esquemas y cartabones que limitan nuestra capacidad de comprensión.

Hacia mis amigos y compañeros, la humildad necesaria para aceptar ser instruido por ellos y mi mejor ánimo de servicio para compartir mis comentarios. Mi profundo respeto para quienes disienten de mis afirmaciones, y mi sincera renuencia a abandonar mis intentos por argumentarles con la intención sana de llevarlos a la revocación de sus puntos de vista que sean para su bien, prometiendo hasta donde humanamente me es posible, no incurrir en la tentación de ser persuasivo, ni sonar impositivo o intolerante. Y mi apertura a la crítica si esta es constructiva y propositiva y no solamente la manifestación de un antagonismo a ultranza.

Hacia quienes me han favorecido inmerecidamente añadiéndose al grupo de seguidores de este blog. Mi compromiso por entregar material de calidad. Y principalmente mi compromiso y devoción para Mi Marán YAHSHÚA, y ELOHIM YAHWEH.  

                                                                                                              

 

 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todo comentario reltivo al material publicado, puede expresarse libremente. El titular de la página, se reserva el derecho a eliminar los que contengan lenguaje prosaico, soez u obsceno.